¿Activistas de la conservación del patrimonio olvidado?

¿Activistas de la conservación del patrimonio olvidado?

El martes pasado tuvimos la oportunidad de asistir a la conferencia de Kelvin L. White sobre el papel del profesional en la recuperación de la memoria. Fue Juaco López, director del Museo del Pueblo de Asturias, quien introdujo la sesión con interesantes reflexiones sobre la memoria. La importancia de conocer el pasado, tanto individual como colectivo, para no olvidar quiénes somos, para entender nuestra forma de ser y ayudarnos a seguir evolucionando, adaptándonos a los cambios.

Un ejemplo de desmemoria surge al ver cómo se sirve la sidra en una famosa sidrería: en toscas jarras de madera. Antiguamente, estas jarras se utilizaban para el trasvase de la bebida de un recipiente a otro; pero en la mesa, se servía en jarras de barro. Aunque quizás ser fiel a la memoria no sea rentable económicamente y venda más el aspecto basto cuando se pretende representar la cultura tradicional de un pueblo.

Kelvin L. White, profesor de la Escuela de Biblioteconomía y Documentación de la Universidad de Oklahoma y experto en inclusión y recuperación de la Memoria, nos habló de su investigación sobre el recuerdo de las comunidades afro-mexicanas en la Costa Chica (México).

Kelvin interroga críticamente la teoría archivística contemporánea y participa en la construcción de un nuevo modelo curricular para los estudiantes, en el que la visión social toma importancia frente a los estándares de conservación de la cultura “oficial”. Plantea a los profesionales de la información algunas cuestiones sobre su identidad: ¿deben ser activistas en busca de la conservación del patrimonio cultural de todas las comunidades, también las marginadas y olvidadas, o bien sólo son herramientas del gobierno que conservan y difunden la cultura oficialmente patrocinada?

Existen muchas maneras de recordar (a través de bailes, canciones, fotografías, etc.), aunque hoy solemos darle mucha más autoridad a la memoria textual. Cada pueblo recuerda de forma diferente y para conservar esa memoria se necesita observar cómo recuerda cada comunidad. A partir de ahí podemos establecer qué tipo de archivo se necesita.

La tradición oral siempre ha sido muy importante en la conservación de la memoria, aunque hoy en día no confiemos tanto en su veracidad como antiguamente. Es algo que sabemos, pero a veces hace falta recordarlo: ni todo lo textual es siempre cierto, ni todo lo oral es siempre falso.

Desde aquí un agradecimiento a Mª Jesús del Olmo, directora del Centro de Recursos Informativos de la Embajada de EE.UU. en Madrid, por ofrecernos la posibilidad de contar con la experiencia de Kelvin L. White.

Deja tu comentario

Información básica sobre protección de datos relativa a este formulario:
  • Responsable de los datos: Ana Bernardo Suárez.
  • Finalidad: Gestionar los comentarios enviados por los usuarios.
  • Legitimación: Consentimiento del interesado.
  • Destinatarios: Los datos se almacenan en los servidores de Evalice, ubicados en la UE.
  • Derechos: A acceder, rectificar,suprimir los datos y otros detallados en la información adicional.
  • Información adicional: Disponible información adicional y detallada en la política de privacidad de esta web.